Infinix Note 12
ArtículosAnalítica¿Qatar compró la Copa del Mundo 2022? Cómo la FIFA construyó un...

¿Qatar compró la Copa del Mundo 2022? Cómo la FIFA construyó un negocio sucio en el fútbol

-

La Copa Mundial de la FIFA 2022 en Qatar ya comenzó, pero estuvo precedida por algunos eventos interesantes, de los que te hablaremos en este artículo.

Fraudes, violaciones de derechos humanos y sangre en billetes. La Copa del Mundo se llevó a cabo a pesar de numerosas controversias y escándalos. No podía ser de otra manera: la Copa del Mundo de este año se agotó hace muchos años.

El primer partido de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 se llevó a cabo ayer a las 18:00 horas en el estadio Al-Bayt, en el que los anfitriones se enfrentaron a Ecuador (El cual por cierto gano 2-0 ante Qatar), dando inicio a uno de los eventos deportivos más polémicos de la historia. Este año, no sentirás emociones futbolísticas reales en la mayor fiesta del fútbol. No pueden atravesar el hedor de la corrupción, los escándalos y las violaciones de los derechos humanos. Dicen que el pescado se pudre por la cabeza, y ese es el problema, porque la cabeza del fútbol es la FIFA, la federación internacional de tramposos.

Cinco décadas de corrupción

Tendría que escribir un libro para contarte todos los detalles de la corrupción al más alto nivel que llevó a Qatar a albergar la Copa Mundial de la FIFA. Por lo tanto, trataré de concentrarme en los hitos más importantes que permitieron que un pequeño país sin infraestructura y cultura futbolística convenciera a la dirigencia de la FIFA de darle la Copa del Mundo.

Catar-2022

La corrupción en la FIFA es un fenómeno que viene ocurriendo desde hace más de 48 años, cuyos inicios se remontan a Joao Avelange a gran escala. El brasileño asumió la presidencia en 1974 y rápidamente combinó el fútbol con la política. Construyó sus actividades apoyando proyectos de desarrollo juvenil e invirtiendo en infraestructura futbolística en países del tercer mundo. El problema es que era difícil implementarlos sin dinero. La FIFA necesitaba un experto en negocios que pudiera recaudar fondos para el desarrollo de negocios globales.

Catar-2022

La ayuda llegó en la persona del carismático economista Joseph Blatter. Los suizos rápidamente establecieron sociedades con Adidas y Coca Cola, ganando mucho dinero para la federación a través de contratos publicitarios exclusivos. En la baraja de Blatter había una carta que, al tirarla sobre la mesa, puedes ganar todos los partidos: la Copa del Mundo.

Dinero sucio

Independientemente de si te gusta el juego o no, sería un error negar al fútbol el título de fenómeno global. Las décadas de 1970 y 1980 fueron un período de muchos cambios sociales y culturales dinámicos. Por otro lado, había mucho que ganar con una pelota de cuero, desde imagen en el escenario internacional hasta mucho dinero. La FIFA tenía mucho apetito por el enriquecimiento rápido, por lo que tuvo que asociarse con los grandes.

En 1976, los fascistas encabezados por Jorge Videla llegaron al poder en Argentina. La dictadura en el país condujo a una tragedia económica, y todas las manifestaciones de descontento fueron reprimidas por formaciones militares. El mundo miraba con recelo a Argentina, por lo que Videla necesitaba mejorar de alguna manera su imagen. Al hacer un trato con el dictador y permitir que la Copa del Mundo de 1978 se llevara a cabo allí, Avelange demostró que la Copa del Mundo se había convertido en una mercancía y que la FIFA estaba abierta a hacer negocios con cualquier escoria.

La lucha por los votos

Los países participantes se unen en una federación:

AFC – Asia
CAF – África
CONMEBOL – América del Sur
CONCACAF – América del Norte, Central y el Caribe
OFC – Oceanía
UEFA – Europa

Cada país tiene un voto, lo cual es importante a la hora de elegir un nuevo presidente de la federación. La CONMEBOL de América del Sur, que incluye a los gigantes del fútbol Argentina y Brasil, tiene solo 10 votos. Hay más de 30 votos de este tipo en CONCACAF, la federación de América del Norte y Central y todo un grupo de estados insulares en el Caribe.Blatter y Avelange eran grandes empresarios y rápidamente se dieron cuenta de que su fortuna y su mandato dependían de atraer los votos de los económicamente pobres. y lo hicieron mediante infusiones de efectivo para el desarrollo de programas de apoyo a la infraestructura del fútbol local.

Catar-2022

Cuando, en 2001, colapsó la ISL, una empresa vinculada al fundador de Adidas, el idilio empresarial comenzó a desmoronarse y la FIFA perdió gran parte de su financiación. Después de un gran escándalo de corrupción que involucró a la LIS, Joao Avelange renunció y Joseph Blatter asumió como secretario general. Los suizos sorprendieron a Avelange tomando dinero por los derechos exclusivos de marketing de la ISL, lo que dejó a Avelange sin otra opción que renunciar y recomendar a Blatter como su reemplazo para evitar repercusiones.

El comercio de votos es el mejor negocio de la FIFA

La tercera figura clave en esta historia es Jack Warner. Un político extremadamente cínico de Trinidad y Tobago asumió el cargo de presidente de CONCACAF en 1990, uniendo a muchos países del Caribe bajo la idea de organizar campeonatos mundiales en la región. Sus acciones fueron apoyadas por el secretario de la Asociación de Fútbol de América del Norte, Chuck Blazer. Estos funcionarios, junto con Blatter, formaron un círculo cerrado, y su cooperación estaba dirigida al objetivo principal: extraer la mayor cantidad de dinero posible del fútbol. Fue gracias a sus acciones conjuntas que fue posible elevar a Blatter a un pedestal y abrir el camino a la corrupción descontrolada.

Catar-2022

Después de que la ISL dejara de ser una fuente ilimitada de dinero, la FIFA tuvo que encontrar una nueva forma de financiación. A fines de la década de 1990, el fútbol ya se había convertido en un negocio bien desarrollado. Todos los países participantes querían hacerse cargo de la organización de la Copa del Mundo, ya que significaba grandes flujos de caja, contratos de publicidad, incentivos turísticos, expansión de infraestructura y, sobre todo, pagos de gestión.

La decisión sobre la sede de la próxima Copa del Mundo la toma el Comité Ejecutivo de la FIFA, que consta de representantes de 24 asociaciones miembro. Varias veces al año, a puerta cerrada, se llevan a cabo reuniones donde un grupo de los funcionarios más poderosos del mundo del fútbol llevan a cabo las negociaciones comerciales que dan forma al fútbol tal como lo conocemos hoy.

En 2004, se tomó la decisión de celebrar la Copa del Mundo en Sudáfrica. Y cuatro años después, Jack Warner, entonces vicepresidente de la FIFA, recibió 10 millones de dólares supuestamente para apoyar a la diáspora africana en Trinidad y Tobago. La transferencia se realizó a través de la FIFA directamente desde una cuenta sudafricana, y el 10 % se destinó a Chuck Blazer. Por supuesto, los descendientes de esclavos africanos en el Caribe no obtuvieron nada: los nueve millones que terminaron en manos de Warner se esfumaron en el aire.

Incluyendo la Copa del mundo

La FIFA ha decidido ir aún más allá a la hora de organizar la próxima Copa del Mundo. En 2009, se anunció que el comité votaría para seleccionar no uno, sino dos países para albergar las Copas del Mundo de 2018 y 2022. Vende dos eventos a la vez: duplica la oportunidad de ganar.

Catar-2022

Se enfrentaron dos parejas de favoritos: Inglaterra y Rusia y EEUU y Qatar. Inglaterra estaba convencida de que, como país considerado el padre del fútbol moderno, la victoria estaba garantizada. Estadios modernos, potencial de marketing y, sobre todo, cultura futbolística hicieron del voto un trámite para los ingleses. En cambio, Rusia tenía un transporte costoso y una infraestructura arcaica, pero los funcionarios de la FIFA tenían una relación cercana con Vladimir Putin.

Lo mismo sucedió con la competencia en la segunda canasta. Estados Unidos, aunque no es famoso por el fútbol, ​​lo tenía todo para celebrar un campeonato fantástico. En Qatar, el fútbol aún estaba en pañales, y la falta de estadios, hoteles y un verdadero equipo rechazó al estado árabe desde el principio. Las altísimas temperaturas también fueron un gran desafío, lo que hizo imposible llevar a cabo el torneo a un alto nivel.

Sin embargo, en ambos casos lo obvio resultó ser falso. Rusia y Qatar han pasado de ser los desvalidos a albergar el mayor evento del fútbol mundial.

El campeonato esta vendido

Se hizo evidente que la votación justa estaba fuera de discusión en esta situación. Los medios internacionales comenzaron a publicitar el caso sobre una posible corrupción y los periodistas bombardearon a Blatter con preguntas incómodas. El hombre explicó que esta es la etapa de apertura de esferas que aún eran inaccesibles en el mundo del fútbol. En sus dulces discursos, juró que el caso no tenía nada que ver con la política y que la FIFA nunca había tomado dinero de los organizadores de la Copa del Mundo.

Catar-2022

Aquí es donde llegamos al último antihéroe de la historia: Mohamed Bin Hamman, el presidente de la Confederación Asiática de Fútbol de origen qatarí. Se ha visto envuelto en numerosos escándalos de corrupción en la compra de votos y desempeñó un papel clave en la candidatura de Qatar para albergar la Copa del Mundo de 2022. Se ha relacionado a Bin Hamman con sobornos a representantes de Nigeria, Camerún y Costa de Marfil, cada uno de los cuales recibió 1,5 millones de dólares por votar a favor de Qatar.

Para Qatar, la organización del campeonato era un proyecto de estado. No se trataba solo de oportunidades para mostrarse en el escenario internacional y elevar la imagen del país, sino también para frotar las narices de los Emiratos Árabes Unidos, a cuya sombra Qatar ha estado durante muchos años. Representantes de la delegación de Qatar viajaron a varios países miembros y simplemente hicieron sus negocios a base de comprar votos.

Marios Lefkaritis, miembro de la Asociación de Fútbol de Chipre, «vendió» su voto a Qatar por 32 millones de euros Nueve días antes de la votación, el expresidente de la UEFA, Michel P. Latini, se reunió con el entonces primer ministro francés, Nicolas Sarkozy, en una cena organizada con motivo de la llegada de la delegación de Qatar . . En el acto solemne, los señores trataron «asuntos útiles para la patria». Poco después, un fondo inmobiliario de Qatar compró el mítico club francés Paris Saint-Germain, y las cadenas de televisión nacionales compraron los derechos para transmitir los partidos de la Ligue 1. De una manera tan «pura y refinada», Qatar se compró uno de los partidos de fútbol más repugnantes. Copas del mundo en el mundo.

Catar-2022

Construir toda la infraestructura desde cero requirió una gran cantidad de trabajo de Qatar. Se contrataron contratistas baratos de países asiáticos pobres para construir los estadios. Se sospecha que varios miles de trabajadores de Nepal murieron mientras trabajaban en condiciones duras y peligrosas, y se desconoce la escala total de la tragedia, ya que Qatar oculta todos los hechos y niega las acusaciones.

Las disputas también son causadas por los requisitos estrictos y difíciles para que Occidente participe en el torneo. La prohibición del alcohol, la discriminación de los homosexuales, la falta de instalaciones para los aficionados y el desprecio por los derechos de las mujeres son solo la punta del iceberg. Las autoridades qataríes incluso exigen a los turistas que instalen una aplicación móvil que, según los expertos, es capaz de extraer y cambiar los datos del propietario del teléfono inteligente.

Desafortunadamente, a pesar del boicot internacional, la FIFA sigue sorda y ciega. La federación ni siquiera puede mover un dedo porque las dos partes hicieron un trato hace años y la Copa del Mundo en Qatar ha estado inundada de dinero. El mundo ve con disgusto un torneo corrupto y una organización futbolística aún más corrupta, y tengo que admitir que por primera vez, a pesar de mi considerable afecto por el fútbol, ​​no tengo ningún deseo de seguir los partidos. Además, este campeonato mundial de fútbol se lleva a cabo en el contexto de la guerra entre Ucrania y Rusia, en la que, creemos, Ucrania definitivamente ganará.

Si desea obtener más información sobre la corrupción de la FIFA, le sugiero (¡esto no es un anuncio!) que vea el documental de Netflix FIFA Exposed, ya que este texto se basa en él. Pero ten en cuenta que después de ver la película, nunca podrás volver a ver el fútbol de la misma manera.

Aquí te dejamos una lista de noticias que de seguro vas a querer leer:

Donate us

Otros artículos

Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments